LILIANA

Ya tenía el deseo de emprender un negocio que disfrutara y en algún momento fuera el sustento de mi familia, pero no sabía cómo comenzarlo. Ahí fue cuando MATI entró a mi vida, me di cuenta que es un proceso de crecimiento más complejo.

 

Siempre he sido una admiradora de la belleza y la moda, por eso cuando una amiga me invitó a un curso para aprender a hacer joyería, acepte sin dudar. Hoy ya tengo un nombre de empresa, un logo e incluso algunas ventas. Hoy por hoy me siento relajada emocionalmente, capaz de hacer las cosas que me propongo, continuar con mi proyecto y salir adelante.

 

Lo más importante es no abandonar nuestros sueños y trabajar en ellos para que poco a poco se vayan transformando.

 

Copyright © 2018    Contacto: proyecto.mati.mx@gmail.com

      Teléfonos: (33) 3615 0437, (33) 3615 8394, (33) 3630 3459.

López Cotilla 2139, Arcos Vallarta, C.P. 44130, Guadalajara, Jalisco México

LILIANA
LILIANA

Ya tenía el deseo de emprender un negocio que disfrutara y en algún momento fuera el sustento de mi familia, pero no sabía cómo comenzarlo. Ahí fue cuando MATI entró a mi vida, me di cuenta que es un proceso de crecimiento más complejo.

 

Siempre he sido una admiradora de la belleza y la moda, por eso cuando una amiga me invitó a un curso para aprender a hacer joyería, acepte sin dudar. Hoy ya tengo un nombre de empresa, un logo e incluso algunas ventas. Hoy por hoy me siento relajada emocionalmente, capaz de hacer las cosas que me propongo, continuar con mi proyecto y salir adelante.

 

Lo más importante es no abandonar nuestros sueños y trabajar en ellos para que poco a poco se vayan transformando.

 

LILIANA

Ya tenía el deseo de emprender un negocio que disfrutara y en algún momento fuera el sustento de mi familia, pero no sabía cómo comenzarlo. Ahí fue cuando MATI entró a mi vida, me di cuenta que es un proceso de crecimiento más complejo.

 

Siempre he sido una admiradora de la belleza y la moda, por eso cuando una amiga me invitó a un curso para aprender a hacer joyería, acepte sin dudar. Hoy ya tengo un nombre de empresa, un logo e incluso algunas ventas. Hoy por hoy me siento relajada emocionalmente, capaz de hacer las cosas que me propongo, continuar con mi proyecto y salir adelante.

 

Lo más importante es no abandonar nuestros sueños y trabajar en ellos para que poco a poco se vayan transformando.